Tú.


Share on Pinterest

El silencio, impera tan pronto escuchas mi voz; en el mismo momento, nuestras miradas contemplan todo lo que callamos.

Sentimos que el resto del mundo se aleja, para contemplar desde otra perspectiva, el amor que se confirma en tan preciso y bello instante.

Fascinados, lentamente, sin apartar nuestra mirada, nos aproximamos el uno al otro hasta poder alcanzar el roce nuestras manos, apenas se tocan cuando nos fundimos en un interminable abrazo…

Escucho…, – «Has tardado mucho, eres tú, a quien siempre he esperado».

Ocurrió en ese primer encuentro, en mi sueño, aún sin cumplir.

 

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *