Cuesta sonreír sin un motivo; por lo general los labios se pasan todo el tiempo formando una línea recta, que solo se desvía cuando algo nos hace gracia o la tristeza se apodera de nosotros.