Bailamos


Share on Pinterest

Mientras bailamos, suspiraste y… me susurraste al oído que la vida no se mide por los momentos que vivimos, sino por aquellos que nos dejan sin aliento… tu eres mi aliento… mi vida. 

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *